Jornada de trabajo: Educar para la transformación social: centros como motor del cambio

El pasado sábado 20 de enero el Movimiento por una Educación Transformadora para la Ciudadanía Global – formado por educadoras, educadores y escuelas vinculadas a las redes EDUKALBOAN , Transforma (InteRed) y la  Red de Educadores y educadoras para una Ciudadanía Global (Oxfam Intermon)- nos convocó a una jornada de trabajo en la que nos reunimos más de 70 personas educadoras para avanzar en el trabajo sobre cuáles son elementos clave y los retos para construir una educación transformadora.

¿Qué centros queremos ser?

Miren Ruiz es profesora en el Centro Formación Somorrostro y participa en la Red EDUKALBOAN. Ella nos cuenta en primera persona como transcurrió la sesión de trabajo

Ante el capitalismo, el patriarcado y el extractivismo como telón de fondo en la vida de nuestros jóvenes, ¿qué somos? ¿qué queremos ser: transformadores o reproductores de estas dinámicas?

Con cuestionamientos tan esenciales y profundos como éste arrancamos la jornada de trabajo a la que el  Movimiento por la educación transformadora y la ciudadanía global nos convocaba.

Gema Celorio nos ayudó a reflexionar sobre las fuentes de las que beben nuestras pedagogías, y nos propuso las miradas de la coeducación, la no–violencia y el ecologismo como ejes de la renovación pedagógica que estamos viviendo.

Natxo Eguizabal lanzó los retos que como centros debemos abordar para ser centros transformadores. Debemos tener claro qué tipo de centros queremos ser, identificar la sabiduría que impulsa nuestro proyecto educativo, cultivar el Yo interior de toda la comunidad educativa, y luchar contra la indiferencia.

Con estas dos reflexiones como colchón nos pusimos a trabajar en torno a las dificultades, las oportunidades, las metodologías de nuestras prácticas transformadoras, para terminar la jornada conociendo experiencias de éxito.

Una jornada completa en la que el equilibrio entre la reflexión y la practicidad hizo que saliéramos con el corazón bombeando a tope, las fuerzas renovadas, las pilas cargadas y un montón de herramientas (y contactos) para poner en práctica en la mochila.